COPYRIGHT IS IN THE AIR

Copyright is in the air

Durante las últimas semanas se han dado dos sucesos relacionados con los derechos de autor, aunque, curiosamente y hasta donde he podido ver y leer, en ninguna de las noticias que se hacían eco de ellos se mencionaban estos derechos. No sé si es que los que nos dedicamos a esta materia vemos naves más allá de Orión, no dejamos nunca de trabajar o cualquier otra explicación que pudiera ser aún peor…

La primera de las noticias tiene que ver con la “desaparición” de unos murales pintados durante la celebración del Artenbitrir de Petrer, festival de arte en la calle celebrado anualmente en este municipio.

mural ruth

 

 

 

 

 

Foto: Ruth

Al parecer, en una reunión de la comunidad de propietarios se acordó restaurar la fachada que contenía esta obra, lo que incluía eliminar los murales mediante la “técnica” de pintar toda la pared de gris. Esta decisión dio lugar a un interesante debate público en torno al arte en la calle y el sentido colectivo y transformador de la culturaque acabó con la pared de gris.

mural vecinos

Foto J.C.

La segunda de las noticias es la “decoración inconsentida” de una ermita ubicada en la sierra de Mariola en Alcoi por parte del pintor Jesús Cees. Según se ha informado, el pintor planteó un proyecto al Ayuntamiento para pintar la ermita de San Cristóbal, la Administración lo rechazó por tratarse de un Bien de Relevancia Local pero, según el pintor, la “inspiración fue más fuerte” que la decisión administrativa y no pudo evitar reflejar su espíritu creativo en la ermita. Todo conduce a pensar que el pintor será sancionado y su pintura eliminada.

ermita

 

No indicamos el autor o la autora de la fotografía porque en el periódico donde hemos localizado la noticia únicamente se indica “RRSS” (entendemos origen en Redes Sociales), lo que daría para otro post…

Pues bien, en ambos casos nos encontramos con la incorporación de una obra de propiedad intelectual (pintura) a soportes preexistentes, esto es, edificios.

Obviamente, la situación en uno y otro caso es bien diferente ya que mientras el mural se entiende que fue realizado con consentimiento de la propiedad, que habría prestado su fachada para la celebración del festival, la pintura de la ermita es indiscutido que se hizo sin la autorización de su responsable. Ello hace que la posición de los autores o las autoras de las pinturas en ambas situaciones sea bien diferente.

Uno de los derechos morales reconocidos a los autores y las autoras es el del derecho a la integridad de la obra (art. 14 LPI), que les permite exigir que ésta no se modifique , siendo un derecho irrenunciable e intransmisible. Esto significa que, por mucho que “la propiedad del soporte” haya cambiado de opinión, desde el momento en que se crea la obra, aquella dejará de tener una disponibilidad absoluta sobre ésta, estando su voluntad de modificar “el soporte” supeditada al consentimiento de los autores o las autoras y al respeto a sus derechos.

Puede parecer que es un supuesto muy frecuente, o al menos no debe serlo que llegue a un debate judicial. Sin embargo, hemos localizado una reciente sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 3 de Valencia, dictada por el Magistrado Don Eduardo Pastor Martínez el pasado 15 de octubre de 2021 en la que se debatía sobre el derecho de la propiedad de una escultura a modificarla sin la autorización del escultor, resolviéndose que la siguiente modificación atentaba contra el derecho a la integridad de la obra:

escultura originalesculturas

Como suele decirse, una imagen (o dos) vale(n) más que mil palabras …

En dicha sentencia, de manera bastante diáfana, se indica que las obras artísticas tienen un dueño, en un sentido perfectamente dominical, pero antes de eso también tienen un autor. Y los derechos morales del autor conviven con los derechos dominicales que asisten al dueño de la obra, de manera que el dueño de la obra, pese a que nadie discuta su condición de dueño, no puede hacer con esa obra lo que se le antoje.”

A la vista de esta regulación se nos plantea la duda razonable de si los autores y autoras del mural de Petrer esgrimieron su derecho a la integridad de la obra frente a la voluntad “restauradora” de la propiedad del inmueble porque entendemos que, aún en el caso de que esta posibilidad se hubiera previsto contractualmente, parece claro que dicha cláusula sería nula dada la naturaleza irrenunciable e intransferible de este derecho. Entendemos que, si se hubiera hecho, la propiedad no podría, o al menos debería, haber decidido unilateralmente pintar el muro de gris.

Esta “polémica” puede que no tarde en darse en otros lugares ya que es evidente que en los últimos años se están convirtiendo numerosos muros de edificios en lienzos donde diferentes artistas puedan desarrollar su creatividad y, al mismo tiempo, embellecer y alegrar las ciudades. Así que atentos a las actas de las reuniones de comunidades de propietarios…

En el caso de la ermita, como decíamos, el supuesto es diferente ya que a pesar de que Jesús Cees tendría derecho a que no se modifique su obra, en la medida en que ésta se ha realizado sobre la ermita sin el debido consentimiento, el responsable de la ermita puede exigir que se eliminen las pinturas. Sería un supuesto semejante al de las esculturas de la sentencia citada, la “segunda versión” también podría ser considerada una obra artística y tener su derecho a la integridad, pero en tanto ésta se ha realizado sin el consentimiento del autor de la primera escultura, deben prevalecer los derechos de ésta sobre los de aquella.

Como ya os habréis dado cuenta, desde el punto de vista del derecho de autor existe una diferencia: en el caso de la escultura quien demanda es el escultor, mientras parece claro que el autor de una ermita del siglo XIV no podrá decir mucho en el 2022 … Sin embargo, esto no impide que al ser el derecho moral un derecho sin límite temporal, la Administración esté legitimada para ejercer y defender el derecho a la integridad de la obra (art. 16 LPI) aunque probablemente no necesite recurrir al derecho de autor para conseguir el mismo objetivo.

Este razonamiento nos hace ver que también existe un derecho a la integridad de la obra en la ermita y que quizás este derecho moral podría tenerse en cuenta más de lo que se hace … Eso o que, como os decía, “copyright is in the air and everywhere” ….

Jose Mora, marzo 2002

RMA Romaní Martínez Alner

Comments are closed.