¿ES POSIBLE MODIFICAR UNA PATENTE EN CUALQUIER MOMENTO?

Solo logo hexagono

La nueva Ley 24/2015, de Patentes, permite al solicitante y titular de una patente modificarla cuando lo crea conveniente.

Podrá hacerlo durante el trámite de concesión para superar una objeción planteada por la Oficina Española de Patentes y Marcas, o con motivo de una oposición o recurso para evitar que prospere una u otro.

Podrá además limitar la patente (tras su concesión firme en vía administrativa) en cualquier momento durante su vida legal, inclusive vigente el certificado complementario de protección que pueda en su caso interesarse.

La expresada limitación puede venir provocada por diferentes motivos, bien porque el titular haya venido en conocimiento de algún antecedente desconocido hasta entonces que considere relevante, bien a la vista de las alegaciones efectuadas por un tercero al que se la haya remitido algún requerimiento de infracción, o bien por cualquier otra causa o circunstancia que el titular considere aconsejable.

Finalmente también podrá hacerse como consecuencia de un proceso en que se inste la nulidad de la patente (bien por la demanda directa en este sentido de un tercero o bien por demanda reconvencional en un proceso de infracción instado por el propio titular).

Las citadas modificación/limitación de la patente suponen un cambio radical respecto de nuestro sistema anterior, en que la modificación de la patente era tremendamente restrictiva cuanto no inexistente en la práctica. Con este cambio el peso de la balanza ha pasado de la seguridad jurídica de los terceros frente al contenido de una patente, a dar más protagonismo y protección a la patente y su titular.

Ello es especialmente relevante en sede judicial pues si en un proceso se discute sobre la validez de la patente, su titular puede modificarla sucesivamente para superar las objeciones que se le vayan planteando. A tal fin se dará a las partes turno de alegaciones, sin que se precise cuántos turnos serán posibles. Además al titular se le permite aportar diferentes y subsidiarios juegos de reivindicaciones con igual finalidad de superar las objeciones que se le planteen, que podrá hacer (al menos teóricamente) sin limitación ninguna, lo que complica y dificulta no ya el propio proceso sino el derecho de defensa del presunto infractor que deberá hacer frente a diferentes, sucesivos y posibles análisis tanto de la validez de la patente como de su pretendida infracción.

De ahí el título de esta entrada en nuestro blog pues parecería que en efecto una patente se puede modificar en cualquier momento y de forma ilimitada.

Sin embargo, y en la práctica, la verdad puede ser muy distinta pues es posible que algunos Juzgados Mercantiles apliquen restrictivamente esta posibilidad en aras a evitar abusos o actuaciones claramente maliciosas. Así tenemos entendido que lo harán los de Barcelona competentes en patentes (lo que luego puede que se extienda a los demás Juzgados del Estado con esa misma competencia).

En cualquier caso, el número de modificaciones de las reivindicaciones en un proceso no creemos que será muy elevado por cuanto a más y sucesivas modificaciones de las mismas, menos posibilidades de que la infracción tenga lugar, lo que hará que el titular tampoco tenga excesivo interés en proponer muchas alternativas.

Veremos qué va ocurriendo en la práctica diaria ante nuestros Tribunales, pues será ésta la que nos dará justa medida de cuanto venimos expresando.

 

 

Leave A Comment